INFUSIONES Y PLANTAS

Las infusiones, los tés y las  plantas, son algo de sobras conocido por todo el mundo.

Existen diferentes tipos de tés: té negro, blanco, rojo, verde, verde matcha, té de hibiscos.

Cabe destacar algunas de las propiedades del té, como son los flavonoides antioxidantes, los polifenoles como catequinas y L-leatina.

Así mismo, varios estudios han demostrado que el té, en especial el té verde, reduce los riesgos de padecer ataques al corazón e ictus. Puede disminuir la presión sanguínea, mejora la memoria y protege la salud ósea.

Por otro lado, las infusiones y las plantas, también tienen su historia y sus características medicinales conocidas de siglos atrás.

Las más conocidas son la valeriana, el ginseng, aloe vera, romero, manzanilla, diente de león, la menta, la equinácea, el perejil, la salvia, hierbabuena, tomillo, cilantro y la albahaca.

Todas y cada una de ellas tienen unas funciones curativas. Algunas las utilizamos de forma natural para cocinar, otras sin embargo, las bebemos mediante infusiones. Pero  todas tienen un cometido en nuestra salud.